14.4 C
Buenos Aires
domingo, 16 junio, 2024
InicioPolíticaEstados Unidos también acusó a un miembro de Hezbollah por el atentado...

Estados Unidos también acusó a un miembro de Hezbollah por el atentado contra la AMIA de 1994

El Departamento de Justicia de EE.UU. acusó este miércoles a Samuel Salman El Reda, un ciudadano colombiano-libanés y supuesto miembro del Hezbollah del Líbano, de participar en la planificación del atentado de 1994 en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) de Buenos Aires, que dejó 85 muertos y cientos de heridos. También lo acusó como virtual jefe de inteligencia de operaciones extranjeras del Hezbollah de preparar atentados en Panamá, Tailandia, Perú y Bulgaria, entre otros. Lo acusan por delitos que tienen una pena máxima de 45 años.

«Como se alega, durante décadas, Samuel Salman El Reda ha liderado operaciones terroristas en nombre de la Organización de la Yihad Islámica de Hizbulá, incluido un atentado en 1994 en Buenos Aires que masacró a 85 víctimas inocentes», dijo en un comunicado el fiscal del Distrito sur de Nueva York, Damian Williams. Hizbulá y Hezbollah son lo mismo.

El Reda, de 58 años, se encuentra prófugo de la justicia argentina desde el 2009 y estaría escondido en una base de operaciones en Líbano, según las autoridades estadounidenses y fuentes de inteligencia argentinas.

En 2018 el departamento de Justicia consultó al titular de la unidad fiscal AMIA, Sebastián Basso, sobre las acusaciones contra El Reda en la Argentina e intercambió información. Es decir, EE.UU. lo venía investigando desde hacía cinco años y ahora decidió hacer pública la acusación.

La acusación se conoce en medio de la ofensiva de Israel contra Hamas en la franja de Gaza por el ataque terrorista del 17 de octubre y del intercambio de cohetes entre El Hezbollah y la fuerza de Seguridad de Israel en el sur del Líbano. El Hezbollah es uno de los apoyos más firmas de Hamas.

Así el Gobierno y la Justicia de Estados Unidos se sumaron así al pedido de detención internacional que la justicia argentina mantiene desde 2009 sobre El Reda y otros de los acusados de ser los autores materiales del atentado contra la AMIA de 1994 que dejó un saldo de 85 muertos.

La acusación es un espaldarazo para la investigación argentina por el ataque a la AMIA que tiene a El Reda como el cerebro de la organización del ataque con un cochebomba cargado con 300 kilos de amonal.

“El Reda está acusado de: proporcionar apoyo material a una organización terrorista extranjera designada, lo que conlleva una pena máxima de 20 años de prisión; conspirar para proporcionar apoyo material a una organización terrorista extranjera designada, lo que conlleva una pena máxima de 20 años de prisión», señaló EE.UU. en un comunicado.

También está acusado de «ayudar e instigar a recibir entrenamiento de tipo militar de una organización terrorista extranjera designada, lo que conlleva una pena máxima de 10 años de prisión o una multa; y conspirar para recibir entrenamiento de tipo militar de una organización terrorista extranjera designada, lo que conlleva una pena máxima de cinco años de prisión», explicó el departamento de Justicia.

Un juez de un tribunal de distrito federal determinará una condena después de considerar una serie de factores legales, pero en general se espera la captura del acusado antes de hacerlo.

La Fuerza de Tarea Conjunta contra el Terrorismo de Nueva York del FBI, que está compuesta principalmente por agentes del FBI y detectives del Departamento de Policía de Nueva York, está investigando el caso. La Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia brindó una valiosa asistencia, se destacó en el comunicado.

Los fiscales federales adjuntos Jacob H. Gutwillig y Jason A. Richman para el Distrito Sur de Nueva York están procesando el caso, con la valiosa asistencia del subjefe Larry Schneider de la Sección Contraterrorismo de la División de Seguridad Nacional. En los próximos días seguramente enviarán documentación sobre El Reda al fiscal Basso para determinar si puede ayuda en la investigación local, como viene haciendo Brasil.

Tal como reveló Clarín el mes pasado, el gobierno y la Justicia de Brasil aceptaron juzgar en su territorio a Farouk Abdul Omairi -quien es un ciudadano libanés, naturalizado brasileño en 1987- como supuesto colaborador del jefe del comando que atentó contra la AMIA, El Reda.

«Esta acusación sirve como mensaje a los que participan en actos de terror: que la memoria del Departamento de Justicia es larga, y no cesaremos en nuestro empeño de llevarlos ante la Justicia», dijo, por su parte, el fiscal general adjunto Matthew Olsen, de la División de Seguridad Nacional.

En junio, la Justicia argentina ya emitió una orden de captura internacional contra el hermano de El Reda, José El Reda, a los que acusa también de planear un ataque a la Embajada israelí en Buenos Aires que dejó 22 muertos, en 1992. Esa orden incluye a otros tres libaneses acusados de haber colaborado para que El Reda obtuviera documentación paraguaya antes de los ataques en la Argentina. Uno será juzgado por Brasil.

Según la acusación de la Justicia estadounidense, Samuel Salman El Reda ha liderado operaciones terroristas en Sudamérica, Asia y Líbano.

En el caso del ataque a la AMIA, el presunto terrorista «facilitó información a operativos de la Organización de la Yihad Islámica que se utilizó para planear y ejecutar el atentado», según el comunicado. La Yihad Islámica es el brazo del Hezbollah del Líbano que está acusada como autora material del ataque mientras que funcionarios iraníes están acusados como autores intelectuales, según la justicia argentina.

Después, de los atentados en la Argentina El Reda «siguió reclutando y entrenando a combatientes en todo el mundo», añadió la oficina del departamento de Justicia.

El Reda se enfrenta a cuatro cargos, entre los que se incluye facilitar ayuda material a una organización terrorista, con una pena máxima de 20 años de cárcel.

Su caso está siendo investigado por la fuerza antiterrorismo del FBI de Nueva York, que incluye efectivos operativos de la Policía neoyorquina.

«Como se alega, durante décadas, Samuel Salman El Reda ha dirigido operaciones terroristas en nombre de la Organización Jihad Islámica de Hezbollah, incluido un atentado con bomba en 1994 en Buenos Aires que masacró a 85 víctimas inocentes«, dijo el fiscal federal Damian Williams para el Distrito Sur de Nueva York. York.

“Los fiscales de carrera de esta oficina no han olvidado el dolor y sufrimiento que supuestamente El Reda ha causado, y agradecemos la dedicación de nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley por llevar adelante este importante caso. El Distrito Sur de Nueva York sigue siendo líder en el procesamiento de terroristas violentos y organizaciones terroristas, y no descansaremos hasta que aquellos que crean caos y destrucción sean llevados ante la justicia”, agregó.

«Si bien han pasado casi 30 años desde este horrible ataque terrorista, el FBI y nuestros socios en todo el gobierno de Estados Unidos están comprometidos a brindar justicia a las familias de las víctimas«, dijo por su parte la subdirectora ejecutiva Larissa L. Knapp de la División de Seguridad Nacional del FBI.

“Nuestro alcance y nuestra memoria son largos, como demuestra esta investigación. Los cargos revelados hoy son el resultado del arduo trabajo y la determinación de los hombres y mujeres del FBI y del Departamento de Justicia, y de la asistencia de nuestros socios internacionales en la aplicación de la ley”.

Según documentos judiciales, Hezbollah es una organización islámica chiita con sede en el Líbano con componentes políticos, sociales y terroristas. Hezbollah fue fundado en la década de 1980 con el apoyo de Irán después de la invasión israelí del Líbano en 1982, y su misión incluye el establecimiento de un Estado islámico fundamentalista en el Líbano.

Desde la formación de Hezbollah, la organización ha sido responsable de numerosos ataques terroristas que han matado a cientos de personas, incluidos ciudadanos y personal militar estadounidenses.

En 1997, el Departamento de Estado designó a Hezbollah como organización terrorista extranjera, de conformidad con la Sección 219 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, y así sigue siendo designada en la actualidad.

En 2001, de conformidad con la Orden Ejecutiva 13224, el Departamento del Tesoro designó a Hezbollah como entidad terrorista global especialmente designada. En 2010, funcionarios del Departamento de Estado describieron a Hezbollah como el grupo terrorista técnicamente más capaz del mundo y una amenaza continua a la seguridad de Estados Unidos.

La OIJ, también conocida como Organización de Seguridad Externa y “Unidad 910”, es un componente de Hezbollah responsable de la planificación y coordinación de actividades de inteligencia, contrainteligencia y terroristas en nombre de Hezbollah fuera del Líbano.

En julio de 2012, un agente de la OIJ detonó explosivos en un autobús que transportaba turistas israelíes en las proximidades de un aeropuerto en Burgas, Bulgaria, matando a seis personas e hiriendo a otras 32, recordó el informe del gobierno de Biden.

Las autoridades «han interrumpido varias otras operaciones de planificación de ataques de la OIJ en todo el mundo, incluso mediante el arresto de un agente de la OIJ que vigilaba objetivos israelíes en Chipre en 2012, la incautación de sustancias químicas precursoras para la fabricación de bombas en Tailandia en 2012, la incautación de sustancias químicas similares en mayo de 2015 en relación con el arresto de otro agente de la OIJ y la incautación de aproximadamente tres toneladas de nitrato de amonio en Londres en el otoño de 2015», recordó.

Desde junio de 2017, varios agentes de la OIJ han sido arrestados, acusados y condenados en el Distrito Sur de Nueva York por delitos relacionados con el terrorismo.

Al menos desde 1993, El Reda ha liderado operaciones terroristas en nombre de Hezbollah y la OIJ en América del Sur, Asia y el Líbano.

El Reda fue responsable, entre otras cosas, de ayudar a planificar y ejecutar el atentado con bomba del 18 de julio de 1994 contra el edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires, que mató a 85 personas e hirió a cientos más.

Las actividades de El Reda para Hezbollah en relación con el atentado a la AMIA incluyeron la transmisión de información a agentes de la OJI que se utilizó para planificar y ejecutar el ataque.

En las décadas posteriores al ataque, El Reda continuó participando en actividades terroristas en nombre de Hezbolá mediante el reclutamiento, entrenamiento y gestión de agentes de la OJI en todo el mundo, según la denuncia del departamento de Estado.

El Reda desplegó agentes de la OIJ en Tailandia, Panamá y Perú, entre otros lugares, para ayudar a Hezbollah y a la OIJ a realizar vigilancia preoperacional en apoyo de la planificación de ataques y almacenar precursores químicos explosivos, incluido el nitrato de amonio.

Por ejemplo, en mayo de 2009 o alrededor de esa fecha, El Reda ordenó a un agente de la OIJ que viajara a Tailandia para ayudar a destruir un alijo de nitrato de amonio y otros materiales explosivos que la OIJ creía que estaban bajo vigilancia policial. En febrero de 2011, El Reda ordenó a un agente de la OIJ que viajara a Panamá para vigilar el Canal de Panamá y las embajadas mantenidas por los Estados Unidos e Israel, y en enero de 2012, El Reda ordenó a un agente de la OIJ que viajara nuevamente a Panamá para realizar vigilancia preoperacional adicional.

Más Noticias