10.8 C
Buenos Aires
sábado, 20 julio, 2024
InicioPolíticaEntre reproches cruzados, el PJ creó una mesa política pero pospuso su...

Entre reproches cruzados, el PJ creó una mesa política pero pospuso su integración por falta de acuerdo

En una reunión con reproches cruzados y sin acuerdo sobre los nombres para conformar una mesa política, el peronismo reunió a su congreso partidario en el microestadio de Ferro para formalizar la salida de Alberto Fernández de la presidencia. Al final difundieron un documento con críticas al Gobierno de Javier Milei, un eje que unifica las posiciones, aunque el encuentro expuso las diferencias internas y abrió interrogantes sobre la próxima etapa.

En el plenario conducido por Gildo Insfrán, los congresales avalaron la creación de una comisión -la llamaron “mesa de acción política para el modelo argentino”– con el propósito de avanzar en una “convocatoria amplia” a sectores que se alejaron del PJ. Durante la mañana y hasta pasado el mediodía hubo discusiones sobre su integración, si se adoptaba un criterio amplio -con uno o más representantes por cada provincia, referentes gremiales, de organizaciones sociales y otros- o un esquema acotado para que por tan abarcativa no quede diluida.

Sin consenso, esa definición quedará a cargo de las autoridades del Consejo. Corrido Alberto Fernández, ese órgano será manejado por los vicepresidentes Cristina Alvarez Rodriguez, Axel Kicillof, Analía Rach Quiroga, Juan Manzur y Lucía Corpacci, más una mesa ejecutiva ya formada por otros gobernadores y dirigentes.

Además de esas autoridades, en torno al estrado se ubicaron Ricardo Quintela, Juan Manuel Olmos, Santiago Cafiero, José Mayans, Alicia Kirchner, Fernando Espinoza y sindicalistas como Héctor Daer y Pablo Moyano, entre otros. También Wado de Pedro, el aval de Cristina Kirchner al intento de recomposición del PJ.

Los bonaerenses Fernando Gray y Sergio Berni, y antes el puntano Alberto Rodríguez Saá, calentaron el clima de la reunión. “Tiene que haber una fuerte renovación en el peronismo. Con las mismas caras y diciendo lo mismo no se puede ganar una elección. Acá parece que nadie entiende que perdimos”, apuntó el intendente de Esteban Echeverría. Enfrentado a Máximo Kirchner, ausente en Ferro, Gray en su discurso cuestionó a la “militancia rentada”. La disputa por el PJ bonaerense atravesó el congreso nacional.

Le respondieron Fernanda Raverta en el plenario y Mayra Mendoza a la salida. “Hay algunos planteos que tienen que ver con una mirada individual, egoísta y egocéntrica. Buenos Aires es una de las pocas provincias que se ha ganado con una clara referencia en los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner”, replicó la intendenta de Quilmes.

“No podemos acostumbrarnos a la derrota. El PJ ni siquiera llevó candidato a presidente. Vamos a abrir esa comisión a las patadas si es necesario. ¿Desde cuándo el peronismo le tiene miedo a una elección interna?”, cuestionó Berni, y llamó la atención que entre sus críticas cargó contra las decisiones del consejo, integrado por Kicillof. Rodríguez Saá había reprochado el armado de listas únicas para las autoridades partidarias.

Ante ese clima, las miradas en el final se repartían entre la resignación por la desorientación en la que quedó el espacio luego de la derrota electoral, los comentarios sobre la convocatoria al congreso casi como una “obligación, un mal necesario” para evitar impugnaciones judiciales y la desestimación del conflicto.

“Nunca fuimos un colegio de señoritas ni señoritos”, salió del paso José Luis Gioja. «Si el peronismo no es picante cuando gobierna Milei, no es peronismo», coincidió Victoria Tolosa Paz. Otros, en privado, admitieron la preocupación por el panorama. “Cualquier que entra y ve esto, sale corriendo”, se lamentó un dirigente con largo recorrido mientras apuraba la salida hacia la calle Avellaneda.

En los discursos abundaron las referencias a la “unidad” y a la apertura hacia los “desencantados que se alejaron ” del PJ. “Con el peronismo solo no es suficiente”, aseguró Insfrán en el inicio. “Cuando gobierna la derecha y el neoliberalismo, el peronismo se organiza para volver a gobernar la Argentina”, arengó Kicillof.

Más allá de las cuestiones formales, para despejar el riesgo de una eventual intervención como sucedió con Luis Barrionuevo en 2018, el congreso tenía como propósito funcionar como un punto de partida para ordenar el posicionamiento y evitar una dispersión ante las negociaciones con el Gobierno y las votaciones en el Congreso. “Si no, cada uno trata de salvar la ropa por su cuenta”, consideraban en la previa.

Raúl Jalil, uno de los que generó alarma por algunos movimientos afines a Milei, pasó por Ferro. El gobernador de Catamarca ratificó que podría apoyar iniciativas del Gobierno, como el régimen de inversiones que considera favorable a las provincias mineras y una reforma laboral, en conjunto con los sindicatos.

La intención de los referentes del PJ será contener posibles fugas, como la de los diputados tucumanos que por orden de Osvaldo Jaldo se desprendieron del bloque de Unión por la Patria y votaron a favor del proyecto ómnibus del oficialismo. También explorar los regresos de dirigentes, desde Sergio Massa y Martín Llaryora hasta Miguel Pichetto, Juan Manuel Urtubey, Florencio Randazzo y Guillermo Moreno.

El ex ministro de Economía y candidato presidencial reunió también este viernes al Frente Renovador, con la idea de “mantener la identidad” de ese partido por afuera del PJ. El gobernador de Córdoba proyecta continuar con un esquema electoral provincial para 2025, con distancia del kirchnerismo. Pichetto y Urtubey habían pedido una reconfiguración del movimiento. El actual diputado calificó como una “foto en blanco y negro” al PJ actual. «El peronismo se reconfigura o no existe más”, advirtió el ex gobernador de Salta.

La confirmación de la salida de Alberto Fernández no planteaba mayores discusiones. Ya se descontaba un paso al costado una vez consumada la derrota electoral, la presión creció con sus viajes a Madrid -“tenemos al presidente del partido en España, y no es Perón”, le dedicaban con ironía- y terminó de decantar con la imputación por las comisiones en la contratación de seguros con el Estado.

En el congreso hubo homenajes a Juan y Eva Perón, a Néstor Kirchner, convocaron para el domingo a la movilización del 24 de marzo y aludieron a un “escenario de gravedad social e institucional” por el ajuste del Gobierno.

Más Noticias