10.2 C
Buenos Aires
sábado, 20 julio, 2024
InicioEconomíaResistencia social y falta de apoyo político: las preocupaciones del FMI para...

Resistencia social y falta de apoyo político: las preocupaciones del FMI para la próxima etapa del Gobierno

La subdierectora del FMI estuvo de visita en la Argentina y se reunió con funcionarios, académicos, sindicalistas, organizaciones de la sociedad civil y empresarios. Manifestó sus reparos sobre la tolerancia social al ajuste y el respaldo que puede conseguir el Gobierno.

Julia D'Arrisso

La número dos del FMI, Gita Gopinath, fue recibida por Carolina Castro, presidenta de la autopartista Industrias Guidi. (Foto: @GitaGopinath/X).

La número dos del FMI, Gita Gopinath, fue recibida por Carolina Castro, presidenta de la autopartista Industrias Guidi. (Foto: @GitaGopinath/X).

La número dos del FMI, Gita Gopinath, estuvo 48 horas en la Argentina y se reunió con el presidente Javier Milei, el ministro de Economía Luis Caputo y otros funcionarios. Además, tuvo encuentros con académicos, sindicalistas, organizaciones de la sociedad civil y empresarios.

Al término de su visita al país, Gopinath emitió un comunicado en el que destacó que pudo escuchar “de primera mano las ideas de un amplio abanico de actores sobre cómo abordar los retos del país y aprovechar su enorme potencial”.

Leé también: Tras la reunión con la número dos del FMI, Javier Milei confirmó que trabajan en un nuevo acuerdo por la deuda

Algunas de las personas que hablaron con la subdirectora del FMI le contaron a TN el contenido de esas charlas y cuáles fueron las preocupaciones que comparten con Gopinath sobre el plan económico de Javier Milei.

Preocupación por el impacto social del ajuste

La idea que se repitió entre todas las personas que dialogaron con la número dos del FMI es que la notaron preocupada por el impacto social del ajuste. Aun cuando el Gobierno insiste en resaltar que duplicó el monto de la Tarjeta Alimentar o que sumó un bono para los jubilados de la mínima, los actores sociales destacaron que el plan económico significa un golpe importante para los sectores más desprotegidos.

“Le dijimos que el ajuste tiene una dureza sin precedentes sobre la clase media y baja, sobre todo en jubilados y trabajadores sin convenio, o en ramas que no han actualizado los salarios. Y que, en contraste, el gasto tributario que beneficia a Tierra del Fuego, así como otros puntos que figuraban en el DNU original, quedaron sin alteraciones”, dijo una de las personas que estuvo con la funcionaria.

En poco menos de dos meses, el Gobierno ya sufrió el primer paro de la CGT, lo que da cuenta de la frágil situación social. (Foto: TN/Federico Chiappetti).

En poco menos de dos meses, el Gobierno ya sufrió el primer paro de la CGT, lo que da cuenta de la frágil situación social. (Foto: TN/Federico Chiappetti).

Otra fuente sumó: “Le transmitimos la preocupación por la situación socioeconómica, su impacto en lo laboral y lo productivo. Todos estamos de acuerdo con un programa de estabilización de la economía, pero que lo que se ve hasta ahora es solo un mega ajuste fiscal. Le dijimos que no existe una política de ingresos por parte del Gobierno y que eso impacta en el nivel de actividad económica”.

Leé también: Paritarias Comercio: de cuánto es el aumento salarial que se acordó para febrero

Lo que se ve hasta ahora es un plan de feroz ajuste fiscal que afecta a las clases más vulnerables (jubilados, asalariados) y que va a impactar dramáticamente en el nivel de vida de la sociedad, los niveles de producción y consumo y el crecimiento económico potencial de la Argentina”, insistió esa misma persona.

Sobre la actitud de Gopinath, en tanto, admitió: “Escuchó más de lo que habló. Reconoció que la situación socioeconómica es preocupante y tomó nota de todo lo que se le dijo. A la vez, manifestó preocupación sobre el capítulo social, laboral y productivo de Argentina”.

Dudas sobre el respaldo político

Otro punto que se repitió entre la crónica de los entrevistados fue la preocupación de la funcionaria del FMI por el respaldo político al ambicioso plan de reformas que propone el Gobierno. Esa debilidad quedó demostrada en el fallido debate sobre la Ley Ómnibus.

Organizaciones de izquierda marcharon al Congreso durante el debate de la Ley Ómnibus, que finalmente no se sancionó. (Foto: TN / Agustina Ribo).

Organizaciones de izquierda marcharon al Congreso durante el debate de la Ley Ómnibus, que finalmente no se sancionó. (Foto: TN / Agustina Ribo).

“Hubo consenso en la preocupación sobre el respaldo político. En particular, porque, sin paquete fiscal, el ajuste de enero fue en gran medida transitorio, además de regresivo, y se basó en la licuación de ingresos, el aumento del impuesto PAIS -que debería desaparecer junto con el cepo- y la postergación de pagos, por ejemplo, a Cammesa”, expresó uno de los presentes.

Desde otro sector le dijeron a Gopinath que no hay ninguna fuerza política que hoy pueda encontrar soluciones por sí sola y, por eso, consideraron que es urgente convocar a una mesa de diálogo político, económico y social para buscar consensos.

Sin dolarización en el corto plazo

Las fuentes consultadas acordaron en que la dolarización no es un tema de la agenda 2024 para el FMI. En algunos casos, el asunto ni siquiera se tocó durante la reunión con Gopinath. En otros, coincidieron en que será imposible ponerlo en marcha pronto. “Salió el tema de la dolarización y hubo unanimidad, aun entre los que están a favor de esa idea en el largo plazo, en que es inviable en 2024″, dijeron a TN.

Terminada su visita por Buenos Aires, Gopinath tomó nota y advirtió sobre la necesidad de avanzar en “esfuerzos sostenidos para apoyar a los segmentos vulnerables de la población y preservar el calor real de la asistencia social y pensiones”, a la vez resaltó que se debe “garantizar que la carga del ajuste no recaiga desproporcionadamente en las familias trabajadoras”.

“Trabajar de forma pragmática para conseguir apoyo social y político también es fundamental para garantizar la durabilidad y eficacia de las reformas”, dijo la subdirectora del Fondo en un comunicado.

Ahora, la relación con el organismo multilateral de crédito continuará, a la espera de nuevas definiciones para un eventual nuevo programa que, tanto el presidente como el ministro de Economía reconocieron abiertamente, está en la mesa de negociación.

Más Noticias