16.1 C
Buenos Aires
sábado, 22 junio, 2024
InicioSociedadDos detenidos por la masacre en la asamblea de González Catán

Dos detenidos por la masacre en la asamblea de González Catán

El jueves habrá una marcha para pedir el esclarecimiento del quíntuple crimen

Además, buscan a dos sospechosos más mientras los vecinos aseguran que hubo contratación de «sicarios» que dispararon cuando discutían sobre el loteo de un terreno tomado.

Ya son dos los detenidos por la masacre en la asamblea de la toma del barrio 8 de Diciembre de González Catán en la que murieron cinco personas. Uno de los detenidos estaba internado en un hospital al que había ingresado como herido tras el ataque: los investigadores aseguran que se hacía pasar por víctima para evitar la detención. Mientras tanto, continúa la búsqueda de otros dos sospechosos que se encuentran prófugos tras el ataque a la asamblea, entre quienes se encuentra una mujer señalada como una de las oganizadoras del esquema extorsivo de compra-venta de los lotes del terreno tomado. 

Las detenciones se produjeron entre la tarde y la noche de este martes y los dos hombres ya se encuentran a disposición del fiscal Carlos Arribas, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios de La Matanza, que lleva adelante el caso por los cinco muertos de la balacera. La detención del primero de los sospechosos, Walter Escobar, de 40 años, contó con una particularidad especial. Es que el hombre estaba internado en el Hospital Paroissien de San Justo desde el domingo por la tarde. Escobar había sido ingresado al hospital tras los hechos ocurridos en González Catán como uno de los heridos. El hombre presentaba heridas en la pierna y estuvo en calidad de víctima de los hechos hasta ayer por la tarde. 

Sin embargo, según pudo saber Página 12, otro de los internados por la balacera señaló a Escobar como uno de los que abrieron fuego contra la asamblea en la jornada del domingo. El hombre que brindó su testimonio, de quien se resguarda su identidad, estaba ingresado en el mismo hospital, y aseguró que Escobar «se hacía pasar por víctima» cuando en realidad había participado directamente del ataque a tiros en el que, según la Fiscalía, se dispararon más de cuarenta balazos. 

Luego de tomar ese testimonio y, a partir de otras pruebas, Arribas ordenó la detención de Escobar, llevada a cabo por la DDI de La Matanza. El otro detenido fue identificado por su apodo, «El Chino«, y fue hallado por los agentes en una casilla cercana al predio del 8 de Diciembre. Según fuentes judiciales, los propios habitantes del lugar les señalaron a los policías, mientras realizaban un nuevo recorrido por la zona, que «El Chino» estaba «escondido» en una de las casillas. Al momento de la detención, los efectivos también le secuestraron un arma que tenía en su poder. 

Hasta el momento no se confirmó si los dos detenidos están acusados de haber disparado contra la asamblea o si participaron del grupo atacante de algún otro modo. En cualquier caso, de la reconstrucción realizada por los videos y los testimonios de las víctimas de la balacera, se desprende que fueron al menos tres los que abrieron fuego. Además, los vecinos y vecinas de la toma señalan que los que dispararon no pertenecían al lugar, sino que fueron llevados desde fuera del barrio por el grupo de autodenominados «delegados» para utilizarlos a modo de «sicarios«. 

De ser así, todavía restar determinar las responsabilidades de varias personas en los hechos, por lo que el fiscal ya libró una orden de detención para dos más. La orden, nacional e internacional, está dirigida en primer lugar a Juana Correa, ciudadana nacida en Paraguay que está sindicada como una de las organizadoras de los «delegados» que manejaban de forma extorsiva el loteo del predio de La Matanza. 

Según los testimonios de los propios vecinos y vecinas de la toma, que se venían organizando contra las posturas de los «delegados», para acceder a los terrenos se llegaban a cobrar precios que, con el correr de los meses, fueron escalaron desde los 20 mil hasta los 100 mil pesos. Eso sin contar las «multas» que imponían por distintas acciones, y el loteo de un terreno que los vecinos y vecinas buscaban destinar a una plaza con comedor para la comunidad. Este último hecho fue uno de los detonantes del conflicto del domingo, cuando los «delegados» anunciaron en la asamblea que ese terreno finalmente sería vendido. Los vecinos y vecinas reaccionaron ante esa y otras imposiciones y, según denuncian, fue en ese momento que los atacantes abrieron fuego contra la reunión.

Hasta el momento la causa está caratulada como quíntuple homicidio agravado, a lo que se suman seis tentativas de homicidio de quienes resultaron heridos. Este jueves por la mañana, familias de la toma harán una marcha por justicia para los asesinados. «Justicia por la masacre del barrio 8 de Diciembre«, es la consigna con la que convocan las organizaciones del Bloque de Organizaciones Combativas y el Frente de Lucha Piquetero integrado, entre otros, por el Polo Obrero. La marcha comenzará a las 10 de la mañana en la rotonda de San Justo, desde donde partirá a la sede fiscal. 

El municipio de La Matanza, en tanto, emitió un comunicado en el que rechazó los dichos de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que aseguró que en la Provincia hay una «permisividad permanente» para las tomas de tierras. «Hizo acusaciones maliciosas, absolutamente falsas y con una clara intencionalidad política en relación con la actuación del municipio», indicaron y agregaron que Bullrich «busca sacar un rédito ideológico a dos días de la trágica muerte de cinco personas e ignorando su responsabilidad por su inacción en algunas ocupaciones clandestinas de predios». El comunicado agrega que entre 2016 y 2019, mientras ella era ministra de seguridad nacional, y con María Eugenia Vidal como gobernadora, también ocurrieron tomas en La Matanza y Bullrich «decidió no actuar«.

Más Noticias